PERSPECTIVAS DEL SECTOR PÚBLICO

EL DÉFICIT DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS SE ACERCA AL LÍMITE DEL 3%.

El saldo de las Administraciones Públicas españolas, según la información disponible, cerró el ejercicio de 2017 con un déficit del 3,1%. Este nivel se encuentra próximo al que marca el límite para que el déficit público español pierda la consideración de déficit excesivo. De esta forma, se aproxima el momento, después de muchos ejercicios, en el que las cuentas públicas dejarán de estar sometidas a especial vigilancia por parte de las autoridades europeas. Al logro del cumplimiento del objetivo de consolidación han contribuido de forma muy dispar los distintos subsectores de la Administraciones Públicas: en tanto que el Gobierno Central y la Seguridad Social han excedido con creces los respectivos objetivos de déficit marcados, las Comunidades Autónomas y, sobre todo los gobiernos locales, como ya sucedió en el ejercicio anterior, han compensado dichas desviaciones. Es especialmente significativo el déficit que año tras año, y a pesar del incremento de la población ocupada en los últimos ejercicios, vienen registrando los saldos de la Seguridad Social.

LA REDUCCIÓN DEL DÉFICIT TOTAL SE BASA EN UN MAYOR CRECIMIENTO DEL PIB Y NO EN LA MEJORA DEL SALDO ESTRUCTURAL.

No obstante, el esfuerzo realizado para lograr esta aproximación del déficit público al nivel necesario para perder la consideración de déficit excesivo, y como ya han observado las autoridades europeas, no se considera suficiente, al apoyarse de forma casi exclusiva en una reducción del déficit cíclico, sin apenas acompañamiento por parte del saldo estructural, cuyo equilibrio garantizaría unas cuentas públicas saneadas, en el caso de cambio de ciclo. En efecto, con las tasas de crecimiento del PIB superiores al 3% en los dos últimos ejercicios el esfuerzo de reducción del déficit estructural hubiera tenido que ser, para cumplir con los compromisos de consolidación fiscal adquiridos en el ámbito europeo, de al menos 0,5 puntos de PIB por año, cuando apenas si se ha reducido en 0,1 puntos, ritmo que se mantendrá en el ejercicio actual y en el próximo, según estimaciones de la AIReF.

EL DÉFICIT PRIMARIO NO SE REDUCE AL RITMO SUFICIENTE PARA QUE LA DEUDA SE APROXIME AL OBJETIVO MARCADO.

En la citada Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera se fijó como objetivo para la deuda pública del año 2020 el 60% del PIB y, bajo las previsiones más optimistas, en dicho años apenas si habrá tocado el nivel de los 90 puntos porcentuales. Los anormalmente bajos tipos de interés a los que se ha venido financiando en los últimos años la deuda pública española, incluso con tipos negativos para algunos plazos, más pronto que tarde volverán a sus niveles normales y la carga de intereses en términos de PIB volverá a crecer, a pesar de que el volumen de la misma en términos relativos se haya reducido. Este esperado aumento de la carga de intereses en términos de PIB afectará negativamente al superávit primario, que se espera alcanzar en el ejercicio actual por primera vez después de muchos ejercicios con déficit, lo que se traducirá en una dificultad añadida para que la deuda pública mantenga en el futuro su nivel de sostenibilidad.

DE TODO LO ANTERIOR SE CONCLUYE QUE ES IMPORTANTE EL ESFUERZO FISCAL QUE AÚN QUEDA POR HACER

En consecuencia y teniendo en cuenta que los objetivos a medio plazo son, por una parte, alcanzar el equilibrio del componente estructural del saldo presupuestario, aún en niveles negativos superiores al 2% del PIB, y por otra, que la deuda pública se aproxime al objetivo del 60%, en virtud de los compromisos del Pacto de Estabilidad, no hay margen para la relajación en los esfuerzos de consolidación presupuestaria, por lo que no será suficiente confiar la reducción del déficit al mantenimiento de las condiciones favorables de la coyuntura económica actual. Para conseguir el objetivo de eliminación del déficit estructural en 2020 haría falta un esfuerzo fiscal combinado en términos de aumento de los ingresos y de reducción del gasto, ambos de naturaleza estructural, de no menos de 2 puntos del PIB en los tres ejercicios presupuestarios próximos, contando el actual. Más alejado aún en el tiempo estaría la consecución del objetivo del 60% de la deuda pública, ya que los casi 40 puntos, en términos de PIB, que nos separan del mismo difícilmente se pueden enjugar en menos de un década y bajo supuestos altamente optimistas.

INICIO

Instituto L.R. Klein,

UAM Facultad de CC.EE y EE

Módulo E-XIV

28049 Cantoblanco Madrid.

Teléfono y Fax: (+34) 91 497 41 91

http:// www.uam.es/klein/gauss

e-mail: klein.gauss@uam.es


www.prediccioneconomica.com

e-mail: info@prediccioneconomica.com