PERSPECTIVAS DEL SECTOR PÚBLICO

EL DÉFICIT PÚBLICO ESPAÑOL HA SALIDO DE LA CONSIDERACIÓN DE DÉFICIT EXCESIVO.

El saldo de las Administraciones Públicas Españolas cerró el ejercicio de 2018 con un déficit del 2,5%. Esto implica que pasará, después de muchos ejercicios, al denominado “componente preventivo” del Pacto de Estabilidad. Un año más, al logro del cumplimiento del objetivo de consolidación han contribuido de forma muy dispar los distintos subsectores de la Administraciones Públicas. El Gobierno Central y la Seguridad Social no han alcanzado los objetivos para sus respectivos déficits. En cambio, las Comunidades Autónomas, así como los gobiernos locales, como viene sucediendo en ejercicios anteriores, han compensado las desviaciones en las que incurrieron los otros dos subsectores. Es especialmente preocupante, para el sostenimiento futuro del sistema de pensiones, el déficit que año tras año, a pesar del incremento de la población ocupada en los últimos ejercicios, vienen registrando las cuentas de la Seguridad Social.

UNA VEZ MÁS, EL DÉFICIT TOTAL SE REDUCE GRACIAS AL MAYOR CRECIMIENTO DEL PIB NOMINAL Y NO A UNA MEJORA DEL SALDO ESTRUCTURAL.

Como viene siendo habitual, la reducción del déficit público total para perder la consideración de déficit excesivo se ha basado, de forma casi exclusiva, en una reducción del déficit cíclico (0,5 de los 0,6 puntos porcentuales de reducción se deben a este componente), sin apenas participación del saldo estructural, cuyo valor negativo sigue en el entorno de los dos puntos del PIB. Ello implica que, ante un cambio de ciclo, se corre el riesgo de que las cuentas públicas vuelvan a caer en la consideración de déficit excesivo, del que acaban de salir. El paso a la situación del denominado componente preventivo en el Pacto de Estabilidad implica la exigencia de que el déficit estructural deberá reducirse anualmente en 0,5 puntos porcentuales hasta alcanzar el equilibrio.

EL SALDO PRIMARIO NO MEJORA AL RITMO SUFICIENTE PARA QUE LA DEUDA SE APROXIME AL OBJETIVO MARCADO.

En el nuevo estadio de las cuentas públicas españolas, una exigencia añadida es la de que el exceso de deuda pública sobre el 60% se reduzca en una vigésima parte por año, es decir, en 1,5 puntos porcentuales por año. Ello solo es posible, dados los actuales niveles de crecimiento monetario del PIB y de los tipos de interés medios de la deuda viva, con saldos primarios que se aproximen a dichos niveles, es decir, un punto porcentual superiores a los que se esperan para este ejercicio y el próximo. A pesar de los anormalmente bajos tipos de interés a los que se viene financiando en los últimos años la deuda pública española, incluso con tipos negativos para algunos plazos, no se han logrado superávits primarios lo suficientemente elevados como para que la deuda pública se vaya acercando al objetivo del 60% con suficiente rapidez. Cuando los tipos de interés de la deuda vuelvan a sus niveles normales y la carga de intereses en términos de PIB aumente, el actual superávit primario podría volver a cambiar de signo, lo que se traduciría en una dificultad añadida para que la deuda pública cumpla con las exigencias del Pacto de Estabilidad y, en consecuencia, mantenga en el futuro un nivel razonable de sostenibilidad.

HAY QUE REALIZAR UN ESFUERZO IMPORTANTE EN LA REDUCCION DEL COMPONENTE ESTRUCTURAL Y DEL NIVEL DE DEUDA.

Teniendo en cuenta los objetivos en el nuevo contexto de las cuentas públicas, no hay margen para la relajación en los esfuerzos de consolidación presupuestaria, por lo que no será suficiente confiar la reducción del déficit al mantenimiento de las condiciones favorables de la coyuntura económica actual. Para conseguir el objetivo de eliminación del déficit estructural haría falta un esfuerzo fiscal combinado en términos de aumento de los ingresos y de reducción de los gastos, ambos de naturaleza estructural, de al menos 1,5 puntos de PIB en los tres ejercicios presupuestarios próximos, incluido el actual. Más difícil, aún, de alcanzar es el nivel del 60% para la deuda pública, ya que los casi 40 puntos, en términos de PIB, que nos separan del mismo, difícilmente se pueden enjugar en menos de una década y esto bajo supuestos de crecimiento del PIB y de tipos de interés claramente optimistas.

 

INICIO

Instituto L.R. Klein,

UAM Facultad de CC.EE y EE

Módulo E-XIV

28049 Cantoblanco Madrid.

Teléfono y Fax: (+34) 91 497 41 91

http:// www.uam.es/klein/gauss

e-mail: klein.gauss@uam.es


www.prediccioneconomica.com

e-mail: info@prediccioneconomica.com