PERSPECTIVAS PARA LATINOAMÉRICA

LA RECUPERACIÓN SE AFIANZA EN 2021.

A pesar de la evolución desfavorable de la pandemia durante la primera mitad del año, la recuperación ha continuado apoyada tanto en factores internos (relajación gradual de las medidas de confinamiento y apoyo generalizado de las políticas económicas), como en factores externos (crecimiento de los principales socios comerciales -entre los que destacan Estados Unidos y China-, aumento del precio de las materias primas, buen comportamiento de las remesas y favorables condiciones de financiación). En este contexto se espera un crecimiento en torno al 5% este año.

MENOR RITMO DE CRECIMIENTO EN 2022.

Por un lado, la lentitud en la vacunación (excepto en Chile donde más del 63% de la población ya ha recibido la primera dosis de la vacuna) está ralentizando la velocidad de la recuperación, mientras que, por otro, se reducen los márgenes de actuación de las políticas económicas. En este sentido, la política monetaria se enfrenta a un cierto endurecimiento de las condiciones financieras globales y a un aumento de la inflación, mientras que la política fiscal lo hace al deterioro generalizado de las finanzas públicas y al aumento significativo de los niveles de endeudamiento en algunos países.

EN ARGENTINA EL PIB SE HA RECUPERADO ANTES DE LO PREVISTO.

Además, un eventual acuerdo positivo con el FMI para reestructurar su deuda con el organismo, podría despejar el horizonte financiero. La principal incertidumbre en el país es cómo la aceleración de la inflación reducirá el margen de maniobra de las políticas económicas para impulsar la actividad. Por su parte, Brasil apuntala la recuperación apoyada en los programas públicos de transferencias de renta; mientras que la actividad en México se impulsa por la recuperación estadounidense y el crecimiento de las exportaciones manufactureras.

RIESGO DE MÁS TENSIONES SOCIALES DEBIDO AL IMPACTO SOCIECONÓMICO DEL COVID-19.

Si bien el deterioro del mercado laboral ha reducido la capacidad adquisitiva de los hogares, el impacto ha sido mayor sobre los trabajadores del sector informal (que alcanzan más del 50% en algunos países) y en los sectores que requieren mayor presencialidad (más ligados a trabajos de baja cualificación). Todo ello alerta sobre el aumento de las desigualdades sociales y el descontento social, lo que podría dañar, a su vez, el apoyo a las instituciones democráticas de la región en un contexto de baja estabilidad política. Por todo ello, se hace cada vez más necesario el fortalecimiento de políticas sociales y de lucha contra la pobreza.

INICIO


Instituto L.R. Klein,

UAM Facultad de CC.EE y EE

Módulo E-XIV

28049 Cantoblanco Madrid.

Teléfono y Fax: (+34) 91 497 41 91